19 de Noviembre Día Mundial del Ajedrez

Iván Martínez Perán
Vicepresidente de la Delegación Almeriense de Ajedrez

Juego, ciencia, deporte. Desde hace siglos se busca una definición adecuada para este noble arte sin conseguir un consenso generalizado. Y quizás, el bendito “problema” sea que todas estas formas de comprender el ajedrez son correctas.

Y la provincia de Almería es cantera a nivel andaluz y nivel nacional en este deporte – ciencia.

Como un polígono de infinitas caras, la sociedad descubre continuamente utilidades que hacen de la práctica del ajedrez un recurso y una herramienta para dinamizar e incidir en la población, de forma especialmente fructífera entre los colectivos con mayores problemas de integración (¿será porque el ajedrez ayuda a razonar y empatizar?).

Desde la Delegación Almeriense de Ajedrez y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía (con su programa educativo AulaDjaque), en conjunto con el apoyo de las instituciones locales, se está promoviendo el ajedrez escolar por su potencial educativo, en la medida que ayuda al alumnado no solo a mejorar su rendimiento curricular, sino que provoca en ellos el nacimiento de una serie de rutinas y comportamientos empáticos y deportivos, mientras ellos simplemente juegan y se relacionan sin la menor discriminación.

Pero no solo entre ellos sucede esta, llamémosle, “magia”: el micromundo que se crea en una partida de ajedrez no entiende tampoco de edad, por lo que lo convierte en un excelente punto de encuentro intergeneracional. Muchos son los proyectos que se llevan a cabo en nuestra provincia destinados al trabajo con personas de la tercera edad, y que les ayudan a mantener su mente en forma con el paso de los años. Y buena parte, incluyen actividades colaborativas con los más pequeños. ¿En qué otro contexto, dos personas separadas por 80 años puede enfrentarse de forma tan honesta y en igualdad de condiciones?

Y qué decir de cómo niños y niñas observan boquiabiertos cómo un jugador invidente les explica su forma de jugar, y cómo les demuestra que no solo es capaz de superar todas las barreras… ¡sino que hasta puede ganarles! ¡Y jugando contra varios a la vez! Inclusión tan real como la vida misma.

Con festivales y eventos benéficos, han sido numerosas las entidades que se han beneficiado del sano ambiente que promueve el ajedrez, las galerías y salones de arte de nuestras localidades han abierto sus puertas a exposiciones de escultura o pintura relacionadas con el ajedrez, se han sucedido los concursos de literatura, donde cientos de personas han dejado volar su imaginación al servicio de su creatividad con el ajedrez, de nuevo, como pretexto.

Ni el espectáculo se escapa de su influencia: en las noches veraniegas, plazas de nuestros municipios acostumbran a llenarse de locales y visitantes para disfrutar de partidas de ajedrez viviente, donde se pone en valor la geografía e historia de nuestra comarca.

Con todos estos motivos para promoverlo y practicarlo, ¿qué más da cómo lo definamos? En una partida de ajedrez, ambos jugadores ganan…

Iván Martínez Perán

Vicepresidente de la Delegación Almeriense de Ajedrez